I.- Explicación preliminar para el desarrollo del Plan de Formación y Actividades para el Año Jubilar de la MisericordiaJUBILEO-PAPA-PUERTA

A lo largo de este Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia, QUINCENALMENTE se entregará en este espacio un material de “subsidio” para ir explicando las obras de Misericordia, tanto espirituales como corporales, que nos invita a practicar la Iglesia.

Sin embargo, no se trata de quedarse con el sólo conocimiento: Juan Pablo II decía que “la Iglesia no necesita maestros, sino testigos”, de manera que cada mes se practicará, como un compromiso serio, lo aprendido en el texto del subsidio, y se lo pondrá en práctica a través de la PARTICIPACIÓN ACTIVA, por lo menos de una o dos veces en ese mes, en el Ministerio que tenga el ANE, en el cual se trabaje esa Obra de Misericordia.

Por ejemplo el CASANE… se explicará brevemente lo que es, cuál es la misión y los objetivos de ese Ministerio, etc. Y se motivará a los hermanos a participar en la labor de ese Ministerio de Servicio, para cumplir con las Obras de Misericordia Corporal que allí se practican: “Dar de comer al hambriento” y “Dar de beber al sediento”, en el marco del Plan de Formación y Crecimiento Espiritual del ANE, elaborado específicamente para este año jubilar.

La PARTICIPACIÓN requerida, podrá llevarse a cabo de tres formas:

1.- De manera activa directa: yendo personalmente a servir al CASANE, en cualquiera de las diversas formas en que puede hacérselo.

2.- De manera activa indirecta: contribuyendo con algunos insumos necesarios para la manutención del  Ministerio (como granos, verduras, pan, carne, etc.) o donando dinero, para ayudar a comprar lo que haga falta.

3.- De manera activa circunstancial: Haciendo más bien de “puente”, de enlace, para solicitarles a otras personas, a terceros, que donen su tiempo, sus conocimientos, su servicio, los insumos necesarios y/o su dinero, para ayudar a realizar de mejor manera este trabajo para Dios.
El objetivo de esta actividad es, además, el de aprender un poco más sobre la Palabra de Dios y Sus Enseñanzas y peticiones, promoviendo que, especialmente los ANE-hermanos que se encuentran sin asistir a ningún Ministerio, se animen, conozcan en experiencia personal lo que es cada Ministerio, descubran su vocación para el servicio y empiecen a servir allá donde el Señor les llame o indique.

Como se describe, todas las actividades  requieren de una PARTICIPACIÓN ACTIVA, en cualquiera de sus modalidades, pero ningún apóstol de la Nueva Evangelización deberá quedarse sin asistir, participar activamente y servir, por lo menos una o dos veces al mes, en el Ministerio que toque, para conocerlo mejor y prestar allí su ayuda.

sta.ma.de.gpe.dia.niño 009Así dadas las cosas, cada mes habrá el subsidio/material de formación, para conocer más cada Ministerio de Servicio, unido a la explicación y enseñanza de una Obra de Misericordia Mensual, cuyo desarrollo estará dividido en 4 semanas. Igualmente en 4 semanas, se transmitirá el contenido catequético y de crecimiento espiritual conforme a la espiritualidad del ANE.

A los que ya sirven en el Ministerio que toque en determinado mes, prestarán su servicio de manera mucho más comprometida, dedicada, humilde, amorosa, misericordiosa y paciente, tratando de purificar las intenciones con las cuales realiza su labor apostólica, filtrando las cosas malas y los malos sentimientos: las ofensas, los resentimientos, las envidias, los celos, la competencia, la soberbia, la prepotencia, la vanidad espiritual, la susceptibilidad, el afán de protagonismo, el autoritarismo, la imprudencia, etc.

Asimismo, los que ya trabajan en algún Ministerio de Servicio, deberán asistir a todos los otros Ministerios, a servir y aprender de ellos, según toque cada mes. Es decir: si yo ya sirvo en un CASANE, pero este mes nos toca aprender y servir en el Ministerio de Salud (porque la Obra de Misericordia del mes sería “Visitar a los enfermos”), me pondré en contacto con los Coordinadores del ANE de ese Ministerio, o con los Responsables Diocesanos, para coordinar que día iré, acompañando a los ANE hermanos que habitualmente trabajan en ese Ministerio, a visitar a los enfermos o a realizar alguna tarea que signifique mi PARTICIPACIÓN ACTIVA relacionada con esta Obra de Misericordia corporal, como se ha explicado.

Doble funcionalidad del Plan:

Además de llevarnos a la práctica concreta de Obras de Misericordia Corporal y Espiritual, que es lo visiblemente más importante, este Plan

1.- Nos permitirá a todos conocer más de cerca y de lleno cada Ministerio de Servicio, que no es bien conocido por todos los ANE-hermanos; es decir: Aprender vivencialmente cuál es el objetivo del Ministerio que toca en este mes, qué actividades se realizan en ese Ministerio de Servicio; descubrir en cuál de ellas puedo contribuir, según mis competencias, medios y capacidades personales; qué características o qué perfil debo de tener para poder trabajar sirviendo en este Ministerio, etcétera.

2.- Nos ayudará a profundizar nuestro compromiso con la Obra en su totalidad, permitiéndonos tener una visión de conjunto, una experiencia de comunidad; hacer familia, conocer a mis hermanos en las diferentes áreas y Ministerios donde sirven y se desenvuelven; vivir las experiencias y las necesidades que mis otros hermanos tienen en sus Ministerios, y analizar de qué manera puedo yo ser de mayor ayuda para contribuir a satisfacer las necesidades de mis semejantes.

RECLUSORIO (1)

Dar a conocer los Ministerios a nuestra propia gente, ya que en su mayoría, no tienen bien entendido el concepto de lo que es un Ministerio de Servicio, qué se hace, cómo se hace y por qué surgió la necesidad de ir a servir en esa particular Obra de Misericordia.

Este Plan de Actividades para el Año del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, cubre concreta y claramente los cuatro procesos del “Plan Maestro de Formación del Apostolado”:

1.- Formación Espiritual o Promoción del Crecimiento Espiritual, en sus tres áreas: Catequética, Bíblica y Evangelizadora.

2.- Formación Humana: Invitándonos a desarrollar comportamientos, pensamientos, sentimientos, formas, fondos, maneras de SER Apóstol de la Nueva Evangelización y en general BUEN Cristiano e hijo de Dios.

3.- Formación Institucional y Organizacional de la Obra: Ayudándonos a conocer el ANE en su conjunto.

4.- Formación técnica específica: Brindando herramientas concretas para el desarrollo de la labor operativa en cada uno de los Ministerios de Servicio del ANE.

Como dijimos en líneas anteriores, cada tema tendrá una duración mensual, que se dosificará a través de las dos quincenas del mes, para su estudio, meditación y práctica.

EN PRINCIPIO LA DIRECCIÓN DE FORMACIÓN  HABÍA PLANEADO ENTREGAR UN SUBSIDIO PARA CADA SEMANA, PERO MUCHAS HERMANAS Y HERMANOS DE NUESTRO APOSTOLADO NOS DIJERON QUE EL MATERIAL ERA ABUNDANTE, Y NO ALCANZABA EL TIEMPO PARA ESTUDIARLO Y PRACTICARLO, POR LO QUE SE DECIDIÓ ENTREGAR UN SUBSIDO PARA CADA QUINCE DÍAS.

Cada quincena entonces se abarcará, en relación con el tema base, los cuatro aspectos de la formación: Catequética, Evangelizadora, Humana y Espiritual (conforme a la Espiritualidad propia de la Obra y en plena concordancia con el tema específico de ese mes, según los Ministerios de Servicio que tiene el ANE).

Todo el material del subsidio quincenal se dividirá en dos grandes bloques:

1)Aprendiendo a ser Apóstoles de Jesús, para la Nueva Evangelización”. División semanal de los temas entregados en los 4 aspectos o lineamientos de la Formación, como ya se explicó.

2) “Aprendiendo a ser santos”. Seguimiento de las biografías de los santos proporcionados mensualmente, aterrizando en una vida de santidad y testimonio, la Misericordia de Dios para uno mismo y para con los que nos rodean.

Esta actividad estará basada en proporcionar a los ANE-Hermanos a un Santo o Santa Mensual. Esta Santa o Santo será el patrono, por todo el mes, de los Apóstoles de la Nueva Evangelización. Esto quiere decir que:

Todos nos encomendaremos a ese santo o santa, para que interceda por el ANE, por nuestras familias y comunidades y por el mundo entero. Por nuestras necesidades espirituales y temporales, por todos los que se han encomendado a nuestras oraciones y por los que rezan por nosotros… Por nuestros bienhechores materiales y espirituales, y por todos aquellos que nos combaten y persiguen.
Entonces:

– Nos encomendaremos a ese Santo que haya sido proporcionado y escogido por el ANE para que toda la Obra, unida a través de la Oración, alcance por su especial intercesión, lo que necesita.

– Se estudiará y se meditará sobre  los aspectos más sobresalientes de su vida, para que siendo esas vidas ejemplares que el Señor nos permitió conocer (dado que por un designio de Dios, se convirtió su Santidad en modelo de vida conocida) podamos aprender de sus luchas, flaquezas, miserias, fortalezas, virtudes y formas de llevar y encarar la vida, para llegar al objetivo de ser Santos y así poder compartir ahora con Jesús la Patria Celestial.

Estas biografías serán seleccionadas con anterioridad, en oración y discernimiento, para que haya plena concordancia entre el modelo de santo (según su vida y testimonio) y la obra de misericordia del mes, de tal manera que nos sirva a todos como modelo de estudio y seguimiento, para aprender a ser Apóstoles de Jesús.

Así aprenderemos, leyendo y conociendo a los seres humanos, a aquellos que no fueron tan diferentes de nosotros, pero que a través de sus problemas, luchas y batallas personales (a menudo mucho más parecidas a las nuestras de lo que podríamos imaginar) se mantuvieron fieles a Jesús y al Evangelio, y vivieron las virtudes heroicas por las cuales Dios les hizo santos.

Semillero de Santos:

Esta actividad, se apega a lo que el Señor le dijo un día a nuestra Madre Fundadora, Catalina, y a lo que Él quiere para esta Obra: que sea un “semillero de santos”. Esto nos puede ayudar a “aprender a ser santos”, copiándoles a nuestros hermanos predecesores, las tácticas, las herramientas que utilizaron y las maneras que adquirieron, para poder vencer la batalla del mundo y lograr el cometido final de la santidad.

Asimismo, todo este conocimiento en sus 4 ramas, y dividido en los dos bloques antes mencionados, tendrán un aterrizaje concreto y objetivo, que se irá explicando igualmente en las 3 dimensiones o formas de participación en el servicio: manera activa directa, manera activa indirecta, y por último, la manera activa circunstancial.

Cada mes se deberá participar por lo menos una o dos veces en el Ministerio de Servicio que toque, en cualquiera de las dimensiones que se proponen, pero se motivará a que se sirva de manera activa directa en cada uno, para que así se pueda comprender, con mayor precisión y de modo vivencial, la esencia de servir en ese ministerio.

Nadie puede quedarse pasivo en este año de la Misericordia, en el que la Iglesia nos orienta y sugiere participar y no quedarnos parados o estáticos con respecto a las 14 Obras de Misericordia.

HAZ CLICK AQUÍ PARA ACCEDER A LOS SUBSIDIOS QUINCENALES DEL AÑO JUBILAR

LA GRAN CRUZADA DE AMOR Y MISERICORDIA